Sin categoría

“Hay un cierre masivo de comercios que se va a acelerar”

El presidente de la Cámara de Comercio, Turismo y Producción de Viedma, Marco Magnanelli, informó a Agencia Patagónica Periodística que mientras hay unas 60 financieras en la ciudad actualmente, “unos 30 comercios en el centro cerraron, están los locales vacíos”, un reflejo claro de la “situación compleja que vivimos y que va cuesta abajo”. “Hay un cierre masivo de comercios que se va a acelerar y asi y todo los alquileres no bajan, en la calle Buenos Aires están arriba de los 25 mil o 30 mil pesos”, enfatizó.

Mencionó que se hace insostenible para el comerciante y el empresariado que está tratando de mantenerse pagar los salarios asus empleados, y no se ve en quienes toman decisiones “una comprensión de la situación o por lo menos no están interesados en la producción y el trabajo”. “No hay medidas específicas para el sector y las tasas de interés hacen imposible la producción”, aseveró.

Dijo en diálogo con APP que “me preocupa que el endeudamiento del país llegue a 300 mil millones de dólares, no sólo lo grave de la cantidad sino lo que impacta en el PBI, hoy estamos arriba del 70% del PBI, es decir, de lo que producimos debemos casi todo”, aseveró. Mencionó además el festival de bonos que no son otra cosa que “bonos basura” y que van a dejar endeudado al Central. “Hay un sistema perverso, por un grupo de personas y empresas que comercian con la moneda, nuestros productos y servicios valen menos; los que no producen y se dedican a la especulación financiera mantienen su poder adquisitivo y perdemos los que trabajamos y producimos vemos “.

Ironizó que “mirar hoy los diarios en materia económica es un acto de masoquismo”, subrayando que “parece que no aprendimos nada y se puede predecir dónde vamos a terminar”. “Hay que parar esta locura en la que estamos inmersos, porque sólo estamos dependiendo del financiamiento externo, y en cualwuier momento el país puede colapsar por una decisión externa”, aseveró.

Mencionó que el “auge” de las financieras tiene que ver con la realidad de empleados públicos en general cada vez más endeudados para hacer frente a los gastos y compromisos hogareños. “Estas financieras no se las puede denominar casas de crédito, porque crédito es cuando hay una tasa razonable, hay otra palabra para llamar a este tipo de préstamos con tasas tan abusivas”, consignó.

Dijo que en el centro alquilar “es prohibitivo” porque con la crisis económica que hay no se puede recaudar para asumir alquileres “de más de 25 mil o 30 mil pesos, y aún los más grandes, de 50 o 60 mil pesos”.

Recordó que la desocupación en Viedma se ha duplicado en el último año.

Fuente: Agencia Patagónica Periodística

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *